"Conversando con jóvenes liberales" es un nueva sección del blog que busca dar a conocer a algunos de los integrantes y colaboradores de la organización en España.

E - Buenos días Laura y gracias por aceptar esta entrevista. Eres la primera entrevistada de este nuevo proyecto y nos gustaría empezar preguntándote sobre cuándo y cómo entraste en contacto con las ideas de la libertad.

L - ¡Muchas gracias a vosotros por contar conmigo!

Sinceramente, he sido una amante de la libertad toda mi vida, pero no he sabido “etiquetarme” como tal hasta que el profe, Miguel Anxo Bastos, me abrió los ojos.

A través de sus clases y las obras literarias que me recomendaba, comencé a interesarme por autores como Von Mises o Hayek, así como por la economía austriaca o los valores liberales.

A todo eso, hay que sumarle la fortuna que tuve al tener la oportunidad de que el profe Bastos me invitase a ir a la Universidad de Verano organizada por el Instituto Juan de Mariana en Lanzarote en el año 2016 y poder vivir y disfrutar de la experiencia liberal junto a algunas de las personas que se han convertido en parte de mi familia.

Asimismo, en septiembre del 2016 se formó el grupo de SFL Galicia, con el que me siento muy unida. Actualmente, al vivir en la capital, parte de mis mejores amigos son los miembros de SFL Madrid.

E - Ahora que te conocemos más, nos gustaría saber qué piensas sobre algunas cosas. La primera pregunta es obligatoria. ¿Qué es para ti la libertad y qué implica defenderla?

L - Para mí la libertad es la oportunidad que todas las personas deberíamos que tener de poder elegir de manera responsable, autónoma, independiente y soberana nuestra propia forma de vida dentro de una sociedad.

Es por ello que, entender la libertad, construirla y defenderla es nuestra responsabilidad como ciudadanos. Es el esforzarse por hacer de este mundo un lugar más emancipado. Un lugar en donde, a pesar de nuestras diferencias, todos seamos un pequeño granito de arena en la montaña de la libertad.

Esto no quiere decir que nuestra labor termine aquí, de hecho, esto es sólo el comienzo: en realidad como ciudadanos debemos ser mucho más activos en la defensa de nuestros derechos y libertades, sino, nos veremos cosificados poco a poco.

E - Sabemos que eres amante de los debates, que has participado en varias ligas y que además ahora eres jueza. ¿Podrías contarnos algo más sobre esa experiencia?

L - He vivido toda mi etapa universitaria ligada al mundo del debate y la oratoria y gracias a ello he aprendido a ser más tolerante y más respetuosa hacia los demás, pero también más abierta hacia lo desconocido y más comprensiva hacia aquellos puntos de vista distintos al mío. En definitiva, gracias a debate no sólo he aprendido a hablar ante un público, sino a escuchar a ese público.

Además, considero que aprender a hablar en público es algo que no se enseña en las aulas, y, sin embargo, es una característica que nos distinguirá y nos ayudará a hacernos más competitivos a la hora de enfrentarnos al mundo laboral.

Por último, creo que es fundamental asimilar que saber comunicar un mensaje o poder transmitir una idea es algo de un valor incalculable, ya que eso es lo que hará posible que nuestras palabras y nuestra voz lleguen a más oyentes y personas.

E - ¿En qué medida crees que los conocimientos que has adquirido en la Universidad y en tus actividades académicas han ayudado al desempeño de la misión de SFL?

L - Creo que cuando haces muchas cosas aprendes a exprimir las horas al máximo y a ser lo más productiva posible. Personalmente, creo que lo más importante que he aprendido durante estos años es a gestionar mi tiempo.

Asimismo, participar en tantos torneos de debate me ha enseñado a ser muy tolerante y muy abierta hacia aquellas posturas que desconozco o que no me representan y creo que eso también es importante a la hora de hacer de SFL un lugar más diverso en donde todos los miembros, a pesar de nuestras diferencias, compartamos los valores de la libertad.

A su vez, la Universidad, me ha ayudado a ser más crítica y a cuestionarme hasta mis propios planteamientos. No obstante, nunca dejaré de agradecerle al profe Bastos toda su confianza, cariño y horas de conocimiento compartidas. Si estoy aquí, ha sido gracias a él.

E - También sabemos que durante un tiempo estuviste colaborando con un grupo de liberales feministas. ¿Qué te llevó a ello? ¿Se puede ser feminista sin caer en el discurso paternalista de los colectivistas?

L - La búsqueda de la igualdad entre los hombres y las mujeres es el motor que hace posible que considere que para cambiar el mundo hace falta pensar en femenino.

Me considero feminista liberal porque reivindico la dignidad de la mujer sin caer en la culpabilización, la victimización, los complejos y las excusas colectivas: Cada mujer es responsable de sus propias decisiones. Opino que las mujeres no necesitamos la sobreprotección estatal para alcanzar nuestros propósitos, ya que si somos los suficientemente competentes, lograremos alcanzar todos nuestros sueños.

Defender a las otras desde nuestro privilegio sólo es posible poniéndonos en los zapatos de las demás, de cualquiera. Vernos como mujeres indígenas, migrantes, en situación de pobreza, mujeres con hijos, mujeres que se dedican a la industria del porno y la prostitución, o mujeres que quieren alquilar sus vientres. Porque podemos ser diferentes o podemos tener distintas oportunidades, pero si hay algo que todas deberíamos de tener es la misma libertad y los mismos derechos.

E - Como politóloga, ¿qué opinión te merece el incremento inesperado del apoyo ciudadano hacia VOX?

L - Creo que estamos viviendo un momento histórico en donde ninguna sociedad es inmune a nada y todas pueden experimentar momentos de cambios.

Hace años, en España, el espacio de la derecha lo dominaba el Partido Popular, pero actualmente está muy dividido. La unidad de España o la cuestión catalana, la inmigración, los efectos devastadores de la crisis económica, el descontento con los partidos tradicionales o la radicalización de la política (hacia la izquierda o la derecha) son el caldo de cultivo para hacer posible que Vox cada vez esté más cerca de entrar en el abanico parlamentario (por primera vez en su historia, el barómetro del CIS otorga un 1’4% de intención de voto al partido presidido por Santiago Abascal).

Lo lejos que Vox pueda llegar en las próximas elecciones el tiempo lo dirá.

Facebook
Google+
Twitter
Reddit
LinkedIn
WhatsApp