"Conversando con jóvenes liberales" es un nueva sección del blog que busca dar a conocer a algunos de los integrantes y colaboradores de la organización en España.

E - Buenos días Greta y gracias por aceptar esta entrevista. Nos gustaría empezar preguntándote cómo fueron tus comienzos en el liberalismo y cómo conociste Students For Liberty.

G - Hola y muchísimas gracias por la oportunidad de volver a revivir unos años muy felices de mi vida. Conocí a Students For Liberty cuando estuve de ERASMUS en Maastricht, Países Bajos. Acudí a un evento y me encantó. Me uní al equipo ese miso día. Las ideas liberales me fueron inculcadas por mi abuela, que vivió sus años más jóvenes en Lituania cuando fue parte de la Unión Soviética, y mi madre, que me enseñó a cuestionarlo todo y a pensar por mí misma.

E - ¿Qué retos te encontraste al frente de la organización? ¿Crees que el hecho de no ser española te supuso una dificultad añadida a la hora de crear SFL en España?

G - Cuando solicité ser parte de la junta ejecutiva europea para ser directora regional de Portugal y España, sabía que no me importaba si me aceptan o no, porque mi año de intercambio se acababa e iba a volver a Granada con mis ganas de formar un movimiento liberal entre estudiantes sí o sí. Tenía un plan, lo puse todo por escrito, era una estrategia para alcanzar a cuantos más estudiantes podía formando un equipo con al menos un coordinador en las CCAA con universidades de mayor influencia para difundir las ideas en los años consecutivos. Necesitaba a SFL por los recursos y el apoyo, sabía que sería más fácil, pero si no me hubiesen escogido, yo habría seguido adelante. Claro que pensé que quizás nadie van a querer escuchar a una mujer y además extranjera, pero creo que le dediqué a ese pensamiento no más de tres minutos. Me crié en España, hablo un español perfecto, derrocho seguridad y venía con algo nuevo, pero sobre todo tenía ganas de ayudar, y no había quién me pare.

E - No sólo fuiste la primera Directora Regional de SFL Iberia, sino que además fundaste Women For Liberty, ¿qué te llevó a dar este paso?

G - Cuando empecé a moverme más por los círculos liberales, me di cuenta de que faltaban mujeres. Claro que no estaba a favor de ninguna cuota, simplemente pensé que estamos desperdiciando talento y que nuestro mensaje no está llegando a todos. Eso al principio. Lo que de verdad quería alcanzar con WFL era animar a las mujeres a ser más emprendedoras, más libres, más seguras de sí mismas y ofrecerles información y recursos para empezar su propio negocio, pero también estar al tanto de lo que ocurre en el mundo de la política y formar parte de él. Históricamente, a las mujeres se nos ha enseñado a callar y escuchar. Pienso que no hay duda de que aunque seamos diferentes a los hombres en muchas cosas, nuestra capacidad de razonar es igual a la de ellos, así que mi intención era abrir esa puerta de par en par para que las que quisieran pudieran entrar, informarse y opinar.

E - Ya que vives en Estados Unidos, ¿cuál es la mayor diferencia que has encontrado en el movimiento liberal de USA en comparación con el español?

G - Para empezar, el partido libertario en los EEUU es el tercer partido más votado, mientras que el de España no tiene tracción. Aquí la gente al menos ha oido el término y “La Rebelión de Atlas” de Ayn Rand se sigue vendiendo muchísimo (aunque el objetivismo no se califique de libertario, compartimos muchos valores). El hecho de que Gary Johnson había recibido tanto apoyo en las elecciones del 2016 demuestra que aunque los EEUU sea un país mucho más joven y España tenga raíces liberales más antiguas, el movimiento liberal en los EEUU en su versión moderna es mucho más maduro, institucionalizado y avanzado.

E - Mirando en perspectiva, ¿cómo valoras el crecimiento del movimiento liberal español? ¿cuáles son sus fortalezas y debilidades?

G - El éxito que está teniendo Students For Liberty es un claro indicador de que hay demanda de ideas liberales y que vamos bien encaminados. El proceso es lento y hace falta al menos una generación más para ver un cambio más notable.

E - Y, por último, ¿qué opinión te merece la situación política actual en España (Uber y Cabify, VOX,...)?

G - Pienso que lo que está ocurriendo en España es positivo y denota un profundo deseo de cambio. El hecho de que hay tanto grito por Uber y similares es beneficioso para los liberales porque muestra los fallos del gobierno a plena luz, su falta de flexibilidad de cara a los cambios en la sociedad y sus necesidades, lo cual siempre ha sido el caso, pero en la actualidad, en un mundo mucho más cambiante, se hace más obvio. En cuanto a las elecciones, siendo liberal sólo puedo observar lo que ocurre, pero no estoy interesada en apoyar a ningún partido político. Vox forma parte del sentimiento nacionalista que está arrasando en Europa tras las olas de inmigración, lo cual explica su popularidad en Andalucía. Estoy de acuerdo con ellos en cuestiones como la libertad de mercado, pero no en lo demás. Lo más optimista que puedo decir sobre el tema es que va a ser lo de siempre: se promete mucho, se hace poco, luego todo se silencia y se olvida hasta las próximas elecciones.

Facebook
Google+
Twitter
Reddit
LinkedIn
WhatsApp